Sociedad Civil ¡¿Qué Poder?!

 

Lo he leído en la prensa diaria, y lo tomo porque aparece con cierta autoridad intelectual -aunque éste sea un término discutible… desde posturas que pretenden tener autoridad intelectual-:

 

Es el trozo de una carta o manifiesto que Alfredo Brice Echenique, junto al Nobel de Literatura Vargas Llosa y otros 105 escritores peruanos lanzaron al mundo ante la segunda vuelta de las elecciones de Perú (5 junio, 2011). Resulta importante que, más allá de su influencia sobre el electorado peruano, ellos apostaron por Ollanta que ha ganado a su contrincante, que era, -al menos simbólicamente; en política ¿hay cosas que no sean simbólicas…?-, además, la regresión, también simbólica, del camino que conduce hacia la dignidad…; y ante el peligro o la incoherencia (?) de que ‘el pueblo peruano’ que durante algún tiempo fue tomado como un todo homogéneo y sobre él teorizada una ‘doctrina’ (?) que se ha venido presentando como ‘ideología política’ (?) (Haya de la Torre) pudiera elegir -mediante voto libre y secreto de la población electora- a la descendiente (además de biológica, ¿qué?) de Fujimori...;

Sería bonito glosar esa frase desde nuestro mundo de búsquedas democráticas. Mientras llega ese momento quizás sea suficiente destacar que cada una de sus grandes palabras: ‘democracia’, ‘negociación’, ‘gobierno’, ‘Sociedad Civil y ésta Organizada‘, ‘deber de guiar a su gobierno’, ‘hacer sentir su poder’ –¡¿Qué Poder?!-, deben ser motivo de recategorización sociopolítica y ética para nosotros… ¡Lo será!(?).

Derechos Humanos para Todos los seres humanos

Ese texto y los contextos que podamos añadirle dan pié para preguntar infinidad de cuestiones sobre la Sociedad Civil Organizada [nos empeñamos en escribirlo con mayúscula porque queremos descubrir en ella -con su historia y los distintos usos que ha venido sufriendo en los últimos tres siglos- no solo lo que las distintas posiciones le atribuyen sino la significación que tiene y puede llegar a tener para sus protagonistas: aquellas organizaciones que se identifican y definen como estrechamente unidas al pueblo soberano del que nace -raíz y fuente- todo poder y la legitimidad de sus delegaciones y/o representaciones (incluida la de la soberanía nacional que encomienda a su Estado ante/frente, incluso contra, otros Estados, o la representación para ejercer la soberanía democrática en y de su Parlamento), a base de ir constituyendo y conquistando eso que sea el Poder Civil (con grandes componentes éticas, sociales y simbólicas, pero también políticas…) e ir configurándose como sujeto sociopolítico ineludible en la construcción de la Democracia real -realmente nueva- que viene reclamando el 15-M y cuantos creen y esperan que llegue a ser realmente real ]. En ello y con ello queremos encontrar el sentido pleno de la Democracia Real que nos lleva a sentir indignación ante su degradación o perversión en nombre de Nada…

Con esa Sociedad Civil Organizada queremos seguir hablando de Todos los Derechos Humanos para Todos los seres humanos, empezando por aquellas inmensas mayorías que en los Países de América Latina, África y Asia, sin excluir otras regiones, son víctimas del Sistema Económico dominante -le llaman capitalista- que viene apropiándose de lo común y de todos -como mercancía- para estructurar abusivamente unas relaciones que resultan inhumanas -y también, insostenibles y absurdas- por lo nos oponemos radicalmente a ellas…

También vamos a decir alguna palabra sobre eso que se ha calificado como “Descolonización profunda del pensamiento” e incluso de la ‘racionalidad’ -y sus lógicas- en la que supuestamente se apoya para justifcar comportamientos y discursos que ya están descalificados como no razonables ni éticamente justos y equitativos

También nos seguiremos implicando en unir nuestra palabra -en este caso de muchas personas y fuerzas más- a los gritos y gemidos y llamadas y cánticos de esperanza de cuantas siguen trabajando por incorporar radicalmente el enfoque de género a todas las relaciones sociales que debemos ir reconstruyendo en el espacio vital y todos sus niveles.

Un universo de valores universalizables

Dado que es algo que llevamos en nuestros genes seguiremos profundizando en los contenidos concretos del Humanismo que nos dió el nacimiento y que necesitamos desplegar y reactualizar ante, frente o contra muchas falsificaciones que han venido llenando el ‘mercado’ de la imagen publicitaria de la que se sirve el Gran Mercado del Dinero y del Poder económico -con derivaciones obscenas en el poder político-. Creo que el Humanismo que hemos de profundizar tiene su fundamento como Filosofía grande y como Ética Global posible en el Sistema Integrado de Todos los Derechos Humanos y la construcción de un Universo de valores universalizables que más allá de una ‘moral de mínimos’ (¿cómo es posible que algunas posturas hablen de esa moral de mínimos cuando en el mundo entero incluidos los países que se dicen más avanzados no se reconocen ni cumplen esos Derechos Humanos y su exigencia de progresión hacia el horizonte de Todas las Libertades Posibles…?)

No podemos eludir hablar y con amplitud sobre todo lo referente a la Cooperación al Desarrollo entendida como se entiende mayoritariamente en el mundillo de sus actores pero también entendida desde el Sur y para sus pueblos, a pesar de que no coincida esa visión con la dominante…En este terreno debemos implicarnos y ser muy explícitos exponiendo nuestro análisis crítico y nuestras propuestas sobre lo que aparece bajo esos epígrafes…

Un tema de fondo que de forma recurrente será motivo de reflexión es el referido al Poder en todas sus formas y estructuras: poder político, pero también y fuerte sobre el poder Económico y sus centros de ejercicio y sus intereses y justificaciones; También el Poder ‘ideológico’ y en especial el poder Religioso a través de los tinglados que aparecen bajo esas formas institucionales que conforman las Religiones en singular y plural, en sus diferente versiones o representaciones…; y con ello el papel de lo cultural y de las Culturas y de La Cultura.

Hablando de ejemplos:

  1. En el III Congreso Internacional “Fortalecimiento institucional y desarrollo: un reto ineludible para los actores de la cooperación” que se celebró el 24 de mayo de 2011 en Madrid convocado por el Centro de Estudios de Cooperación al Desarrollo (CECOD) -cosa seria- se presentaron comunicaciones sobre/para el Fortalecimiento Institucional de aquellos agentes o actores que, según ellos mismos y según los convocantes, tenían -tienen- que ver con El Desarrollo y la Cooperación al Desarrollo…El objetivo principal de ese Congreso fue analizar de qué forma se puede profundizar en un exitoso fortalecimiento institucional para promover el Desarrollo como reto ineludible para los actores de la Cooperación. Se señalaron líneas diferenciadas de presentación de comunicaciones en las siguientes áreas temáticas:
    a)
    Fortalecimiento institucional y desarrollo participativo: sociedad civil y participación política

    b)
    Fortalecimiento institucional y desarrollo público: sector público y Estado de Derecho;

    c)
    Fortalecimiento institucional y desarrollo productivo para la base de la pirámide

    d)
    Experiencias de fortalecimiento institucional y desarrollo de capacidades de la sociedad civil como herramienta de superación de la pobreza en países en desarrollo

    Con dos sectores de aplicación dirigido a las posibles

    e)
    Alianzas Público-Privadas y el fortalecimiento institucional, y

    f)
    La cooperación técnica en el fortalecimiento institucional.
     

    Una simple mirada sobre los subrayados y sus contornos, invita a preguntarse sobre el pensar -suponiendo que sea orgánico y sistematizado, formando ‘ideología’- de los organizadores del Centro convocante, y, quizás, sobre la corriente institucional y de acción que pueda substentar el Centro y las ‘fuerzas’ que lo promueven y mantienen dentro del ‘universo’ de organizaciones académicas y políticas de la Cooperación; Conscientes de que hay diferentes tipos y campos de Desarrollo -identificados a través de sus adjetivos- y que, además, hay que saber bien qué es lo que se requiere o se acomoda al mecanismo específico que trata de fortalecerse…, convendría investigar esas relaciones y tratar de comprender a qué lógica pertenecen -que ha de ser de naturaleza coherente con la ‘lógica’ propia que domina ese campo-.

    ‘El fortalecimiento institucional y el ‘desarrollo participativo’

    En principio el fortalecimiento de una institución dice relación a potenciar o consolidar tanto su operatividad en función del cumplimiento de sus fines o misión, como el buen funcionamiento de todos sus elementos y ‘factores’ para la mejora de su orgánica de cara a lograr que sea más eficiente, o se gobierne mejor, o para que incorpore tecnologías (en sus tres ’emes': mente o sistema de conocimiento, mano o conjunto de habilidades y máquina o instrumental a usar) en su operativa -en cuento aparato- ante/frente/contra otras instituciones que, dentro del sistema, tienen fortaleza mayor, por lo que han de homologarse o equipararse -ponerse a su altura- para evitar disfuncionalidades. Pero ¿hay que dar por supuesto que cualquier Institución, por el hecho de serlo, es positiva dentro del complejo sistema orgánico al que pertenece y del que se nutre…?.- Esa relación sistema-institución es fundamental que se tenga en cuenta para situar el llamado ‘fortalecimiento institucional’ del que se habla aquí -de modo especial en los dos últimos puntos e) y f)-.

    Puestos a plantear con mayor agudeza las dudas que están subyaciendo en esas formulaciones es conveniente estudiar las relaciones entre ‘El fortalecimiento institucional y el ‘desarrollo participativo’ teniendo como sujetos a la sociedad civil -suponemos que organizada- y a la participación política; o al Fortalecimiento Institucional y el Desarrollo Público teniendo como actores al llamado Sector Público y al Estado de Derecho (¿así sin más especificaciones… ni precisiones…?); o al Fortalecimiento Institucional y el desarrollo productivo para la base de la pirámide (?) o para el desarrollo de las capacidades de la sociedad civil como herramienta de superación de la pobreza en países en desarrollo. ¡¡¡es tan ambigua esa forma de decir que, estoy seguro, no puede significar lo que con esas palabras pretende decir…

     

 

This entry was posted in Participación Ciudadana, Sociedad Civil. Bookmark the permalink.